Hablemos de cine: La Mujer Maravilla (2017) entretiene sin ser la gran maravilla

Por Eddy Montilla.

Calificación: 6.4/10

Director: Patty Jenkins

Guión: Allan Heinberg, Zack Snyder y Jason Fuchs

Título original: Wonder Woman (2017) (inglés)

Género: acción, aventura y ciencia ficción

MPAA PG-13 (Algunas escenas pueden ser inapropiadas para menores de 13 años. Se recomienda a los padres tener precaución).

Reparto principal: Gal Gadot (como Diana) y Chris Pine (como Steve Trevor)

Duración: 141 minutos

En política y economía la historia podrá repetirse como tragedia o como comedia, pero en Hollywood se repite como negocio. No es extraño, pues, que en los últimos años hayan aflorado los filmes sobre superhéroes hasta casi llegar al cansancio por saturación. Si le preguntas a una persona mayor si leyó los cómics o vio la serie televisiva de la Mujer Maravilla en los años 70 con la beldad Lynda Carter (Diana, la Mujer Maravilla) y Lyle Waggoner (como Steve Trevor), es muy probable que te diga que sí porque, al igual que otros de su generación, todos se entretenían mucho con ello.

Lo que resulta interesante preguntarse ahora es por qué las películas modernas de superhéroes no calan tanto en la mente de aquellos que vieron las series televisivas? La respuesta es que aquellos superhéroes estaban, humanamente hablando, más cerca de nosotros y sus acciones podían “ser digeridas mentalmente” en forma más fácil, contrario a los superhéroes de las películas modernas que rompen el mundo en mil pedazos como un rompecabezas y lo vuelven a construir en fracciones de segundos. Me imagino que es por eso que nos gustó Gal Gadot (Diana) en la Mujer Maravilla (2017), pues saliendo de la isla amazónica de Themyscira, va a tratar de salvar el mundo con tan solo una espada, un escudo, sus brazaletes y su clásico lazo de la verdad en la Primera Guerra Mundial.

En un mundo de superhéroes masculinos, la presencia de una mujer hace que la película se venda como pan salido del horno y, no me refiero solo para los hombres que se deleitan con Diana, sino también para muchas mujeres que van a verla como su representante. El trabajo de Gal Gadot (Diana) no es malo y si no podemos agregar elogios a su actuación es sencillamente porque la trama es demasiado floja y merma su trabajo. Lo mismo podemos decir de Chris Pine (Steve Trevor). Eso se puede ver al final de la película cuando Trevor le dice a Diana que esta vez le toca a él sacrificarse para salvar el mundo. Lo primero que le llega a uno a la cabeza es el Armageddon (1998) de Bruce Willis. Con finales así, es difícil que un actor pueda realizar una buena labor y mucho más difícil para un escritor darle el crédito que realmente se merece un actor. De todas formas, hay momentos divertidos, especialmente en lo relacionado a cómo Diana descubre la interacción entre los hombres y mujeres. En resumen, la Mujer Maravilla (2017) no entra dentro del grupo de películas que considero “obligatoria verlas” aunque tampoco cae dentro de la categoría de mediocre.

Copyright 2017 Mundo Y Opinión.info. Todos los derechos están reservados.